La capital cántabra es una de las ciudades más innovadoras y tecnológicamente ágiles del planeta y su proyecto de “smart city” se ha convertido en un laboratorio mundial.