No hay una única manera de llevar a cabo la transición energética en las ciudades del mundo. Tampoco las urbes más grandes son las más eficaces en este camino hacia un nuevo modelo energético. Las de medio tamaño, ganan la partida en muchos aspectos. Palo Alto y Santa Mónica en Estados Unidos, Bristol y Groninger (Países Bajos) en Europa, Curitiba en Brasil o Abu Dhabi en Emiratos Árabes Unidos destacan por sus buenas prácticas.

Todas ellas forman parte del estudio ‘Energy transition framework for cities: mid-size cities leading the way’ (‘Marco de transición energética para las ciudades. Las ciudades medianas lideran el camino’) elaborado por la entidad de acreditación DNV GL que muestra diez casos de éxito en todo el mundo basados en buenas prácticas llevadas a cabo en estas ciudades.

DNV GL ha elaborado este estudio estableciendo un marco de actuación en el que se evalúan siete dimensiones en las que una ciudad debe actuar y utilizar sus recursos para acelerar el cambio del modelo energético. Cada una de ellas, mide diferentes variables que permitan obtener un resultado objetivo.

Ver la noticia completa en www.esmartcity.es