Mediante el plan Bristol Is Open, apoyado por el sector público y privado, la ciudad es espacio de pruebas de soluciones tecnológicas integradas.